Cómo hacer fruta deshidratada en casa

Cómo hacer fruta deshidratada en casa

Cómo hacer fruta deshidratada en casa

Las frutas secas son una alternativa saludable para quienes gustan de los snacks y la fruta. Son fáciles de preparar y pueden ser el aperitivo más saludable y rápido para los niños. Estas frutas también contienen azúcar, pero no son tan dañinas como el azúcar refinado que consumimos normalmente.

También podemos comprar este tipo de fruta en una tienda o en un super, pero suele ser bastante cara, así que podemos hacer una versión más barata y mejor aun en casa y además, sabemos perfectamente y sin ningún género de dudas que estamos comiendo y de donde viene.

Todo lo que necesitamos es un poco de fruta y una forma para deshidratarla. Claro esta que con un deshidratador, esta tarea será mucho más fácil, pero en un horno normal también hará este trabajo a la perfección.

Contenidos

Pasos para hacer fruta seca en casa

Te voy a poner los pasos para hacer fruta seca en casa  a continuación. Ya verás que es algo muy sencillo y lo mejor, muy sano, rico y barato.

Fruta-deshidratada

Seleccionar la fruta.

Elije la fruta que desea deshidratar. Hay muchas opciones para elegir. Las más comunes son las manzanas, melocotones, ciruelas, plátanos o fresas, pero puedes usar cualquiera que este de temporada o de oferta y el resultado será igualmente riquisimo.

Puedes probar otras variedades como higo, kiwi, piña, pera, mango, piel de cítricos (bien limpia y sin la parte blanca) y muchas otras.

El límite está en tu imaginación.

Asegúrate de que estén en buenas condiciones.

Busca sobre todo las mejores frutas que puedas conseguir. No tienen que estar muy maduras, asegúrate de que no tengan golpes.

Corta la fruta.

Puedes cortarlas en rebanadas o cubos ,da mejor resultado si lo cortas en laminas lo mas finitas que puedas. Antes de hacerlo lava muy bien cada una.

Es importante que también te asegures de cortar los trozos de tamaños similares para que se sequen todos a la vez.

Formas de secado de fruta en casa.

Secado al sol.

Es una de las maneras en que se pueden secar la frutas y la más ecológica y la má barata.

El inconveniente es que solo funciona para aquellas personas que viven en climas bastante calurosos superiores a los 40°C.

Es un proceso que lleva más tiempo y el clima debe ser bastante seco para evitar que se nos puedan pudrir.

Pero no te preocupes, si esta no es la opción indicada para ti, hay otros modos que salen igual de ricas.

Coloca los gajos de frutas sobre una bandeja y ponlas directamente al sol.

Además hay que dar vuelta a la fruta una vez al día para que seque de manera uniforme y taparlas con algún tipo de malla para que no se te llene de insectos.

Durante la noche guarda las bandejas para evitar el rocío.

O bien puedes usar algún tipo deshidratador casero que puedas poner al sol y así aumentar su temperatura gracias a él.

Deshidratador

Para esta opción vas a necesitar disponer de un aparato especial para secar tus frutas, pero vas a poder aprovecharlo para secar muchos mas tipos de alimentos.

Podemos usar el deshidratador para secar hierbas frescas para picarlas o molerlas para hacer nuestros propios condimentos secos caseros, o usar el calor suave para secar carne, incluso para devolver la textura crujiente de las galletas blandas.

Ten en cuenta que en condiciones favorables, la mayoría de las verduras y verduras se secan en 12 a 18 horas (1 a 3 días si lo hacemos en un secador de sol). Las frutas, por su mayor contenido de agua, tardan un poco más, hasta 36 horas en algunos casos (2 a 5 días en secador solar).

Estos aparatos te ahorran tiempo y el gasto que supone tener que utilizar el horno.

Horno de cocina

Es una opción menos ecológica, pero hay ocasiones en las que no hay otra opción.

Ponga el horno a 60 ° C. Coloque las bandejas con la fruta juntas y deje la puerta del horno entreabierta. Esta es una excelente manera de desahogarse.

Cómo hacer fruta deshidratada en casa

Comprueba si está hecha y seca la fruta.

Cada tipo de fruta y cada pieza tiene un tiempo de secado, por lo que debes probar si está seca de la siguiente manera:

Toque una trozo de fruta y cuando compruebes que esté seca pero no quebradiza, que esté u poco flexible y lista.

Coge una pieza de fruta y córtala. Si aún quedan restos de humedad, es posible que necesites tenerlas un poco más en el horno.

Con estos sencillos pasos, ya tendrás tus frutas secos caseros.

Puedes experimentar para encontrar muchas frutas diferentes, kiwis, manzanas, fresas, plátanos, peras … 

Compartelo:

0 0 votes
Valoración
Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments